miércoles, marzo 29, 2006

Héroes del Silencio

Las distancias se hacen cortas,
pasan rápidas las horas,
si fuera posible escapar de este lugar.

Amanece tan pronto
y yo estoy tan solo
que no me arrepiento
de lo de ayer.

Cuando pienso que tan grande banda ya no existe, me da pena, y sobre todo cuando escuchas los discos de Enrique Bunbury, qué poco queda de aquella increíble banda. Cuatro discos y final de carrera, una corta vida la verdad. Las bandas no son eternas, la mayoría de grupos acaban separándose por un motivo u otro. Pero por qué tuvo que separarse Héroes. Cada vez que escucho Héroes me pongo un poco nostálgico. Fue la banda que, junto con Guns N' Roses, hizo de puente para mí entre el Pop y el Heavy Metal.

Recuerdo una anécdota del colegio cuando tenía trece años, en la que Los Héroes tienen especial relevancia. A Maese y a mí nos gustaba esta banda, así como otros grupos españoles como Def Con Dos, pero en el patio del colegio, en los recreos, ponían música a través de la megafonía, así que imaginaos el plan, dos rockeros sufriendo a las Spice Girls y demás cosas por el estilo. Un día hartos de tanto pop nos plantamos con una cinta de Héroes ante el director y le pedimos que la pusiera, que a la gente le gustaba esa música, que salía en Los Cuarenta y tal. El hombre, generoso en su cargo, accedió a ponerla. Cuando salimos victoriosos al patio, empezó a sonar "El Espíritu del Vino". Los compañeros alucinaban de que estuviese sonando algo bueno de una vez por todas. Pero duró poco, a la segunda o tercera canción se percató de que la música no era muy "adecuada", y la quitó. Cuando fuimos al despacho del director, amablemente nos devolvió la cinta y nos pidió que no le llevásemos cosas tan fuertes la próxima vez. Tan fuertes!!!??? Eso es porque no le pusimos Def Con Dos, llegamos a poner "De Cacería" y se hubiese cagado.

El caso que aun recuerdo ese detalle que me hizo ser tan consciente de que en este mundo habría gente que no iba a compartir mis gustos, y lo que es más, que los iba a rechazar. Debe ser en oposición a toda esa intolerancia que mi música favorita sea el Heavy Metal.

Gracias Héroes.

2 comentarios:

Maese dijo...

Y ya estoy de nuevo en el campo de batalla,
pero aquí es mucho mejor, porque nadie me dispara.
Apunto al montón, aprieto el gatillo
y escucho ráfagas mezcladas con gritos,
lamentos, lloros, alaridos.
Veo en el aire la estela del casquillo.
Los chorros de sangre, los cráneos abiertos
y las listas de precios salpicadas por sesos.
Unos se esconden, otros se escapan
y al final se resignan menos uno que me ataca.
Duran muy poco los héroes caseros.
¡Cuanto más se resisten más me divierto!
Mañana habrá luto en la oficina de correos.
Visto y no visto: cargadores vacíos
y cartas de póker para los caídos


Tierna infancia.....

y lo felices que ibamos cantandola por la calle a duo.....

pauchan dijo...

Jey! Esto no te recuerda un poco a 20th century boys, salvo en el hecho de que en este caso a sus compañeros de clase les era indiferente (¿sería porque era en ingles? ó ¿porque ya a tan temprana edad eran unos borregos domesticados?
Un besazo guillechan
Pauchan