sábado, enero 17, 2009

Firefly

Si algo hizo especialmente bien Joss Whedon fue Firefly. Tampoco es que no respete la celebre Buffy Matavampiros pero, seamos sinceros, Buffy es una serie a la que nunca me voy a referir como una gran serie, aunque es entretenida, por lo menos para mí. En cambio, Firefly, es otra cosa.



Coja usted al capitán de nave espacial Malcolm Reynolds, alguien que pertenecía al bando perdedor en la última guerra civil galáctica y que ahora se dedica a la dudosa profesión de transporte de mercancías, interpretado por Nathan Fillion con un caracter bastante marcado que al principio te piensas que es un capullo como Rick O'Connell de La Momia pero que luego te cala su personalidad haciéndose memorable, casi como Han Solo, digo casi, porque luego me pegan si equiparo a cualquier contrabandista con Han Solo, lo cual es normal, pero realmente un tipo carismático. Añada a Inara Serra, una bella dama de compañía (de esas que cobran y prestan sus servicios, aunque de las glamorosas), meta también al piloto de la nave y su mujer, la primer oficial, para tener un contrapunto de pareja estable donde se note quién lleva los pantalones, continúe con una mecánico con cara de no haber roto un plato en su vida y que ama al motor de la nave casi tanto como si fuera su pareja, sume un pastor religioso, un mercenario que vendería a su madre por dinero, y para terminar un doctor y la loca de su hermana River (arma de destrucción masiva donde las haya), que huyen de las autoridades, digo, los malos, e interpretada por Summer Glau (actualmente haciendo de una Terminator en las Crónicas de Sarah Connor). Aderece todo esto con dosis correctas de humor, aventura, western y naves espaciales y mézclelo con un poco de pasión y tendrá esta serie.



Firefly es de lo que he visto de ciencia-ficción en los últimos años, lo más refrescante, tanto en propuesta como de estilo y carisma. Un soplo de aire fresco en la escena de las series de ciencia-ficción que, para mi desgracia, fue cancelada. La audiencia estaba más interesada en otras cosas, pero de todas formas, esos catorce capítulos emitidos entre 2002 y 2003, bien merecen mi mención. Es ligera pero con trasfondo, es cómica pero seria, es todo a la vez sin tener ningún problema para saltar de la acción al drama, por no hablar que la factura técnica es francamente excelente. De hecho ganó el Emmy en 2003 por "Outstanding Special Visual Effects for a Series".

Joss Whedon consiguió de todas formas financiar la película Serenity, en la que trata de cerrar algunas cosas inconclusas de la serie. La cual llegó a estrenarse en España. Si habéis visto la peli, que no es mala pero tampoco buena, y no la serie, creedme, no le hace justicia, aunque gana muchos puntos tras ver la serie.

Francamente buena. Así que ya estáis buscándola por la red y poniéndole unos subtítulos para verla.

Como curiosidad, en el espacio, de verdad, no hay sonido y así lo representan en la serie.

2 comentarios:

purgossu dijo...

Interesante reseña y sugerente resumen de la serie. Haces que parezca una ambientación muy interesante con personajes bien definidos.

Estoy un poco quemado con Star Trek: LNG, así que te haré caso y le echaré un vistazo al piloto. :)

purgossu dijo...

Vista la serie completa (incluyendo la peli, que me ha gustado incluso más) corroboro todo lo dicho en la entrada, una serie sencillamente genial en todos los aspectos.
Por cierto, que también han salido un par de series limitadas en cómic. No enganchan tanto pero están entretenidos.