miércoles, noviembre 28, 2007

Decisiones...

Hay maneras y maneras de hacer las cosas, y parece que yo soy especialista en tomar decisiones de mala manera, que no viene a significar lo mismo que tomar malas decisiones. No se si me explico. Tiene que ver con el estilo a la hora de hacer las cosas. Esto, no os creáis, lo hago para desahogarme un poco, y compartir con vosotros una de esas reflexiones sobre un detalle de la vida que cada vez soy más consciente de él aunque no consiga llevarme del todo bien con él.

Hay momentos en los que uno tiene que decidir, está en eso que suelen llamar una encrucijada, en ese estado en que no sabes que hacer. Debería ir por aquí o por allí. Entonces uno reflexiona y, poco a poco, o muy rápido según la persona que reflexione, va aclarando por donde quiere ir. Algo, que aunque parece simple, según la cuestión de la que se trate, puede ser estresante.

A mí no me suele dar problema elegir lo que quiero hacer, pero, en cambio, si que me cuesta la manera de hacerlo, y es aquí donde mi problema se acentúa pues soy de esas personas hipercríticas consigo misma, que le cuesta digerir cuando hace algo mal. Y suelo darme cuenta cuando algo lo he hecho mal, y aunque trate de hacerme el loco cuando me lo indican, me doy perfecta cuenta, y mi conciencia ya se basta y se sobra para recordármelo y poner su toque de remordimiento en la cuestión.

Así, dependiendo de cómo hagamos para tomar las decisiones, así de cómodos nos sentiremos con ellas, y, amigos míos, este es mi problema. Que voy sumando decisiones mal hechas, no así malas decisiones, y esto hace que aunque esté contento con los caminos tomados no me halle del todo a gusto con cómo he llegado a ellos.

Hay tanto por aprender.

5 comentarios:

Lobo dijo...

El truco está en simplificar. Bastante se nos va a complicar la vida ya de por sí, como para que encima tengamos que andar nosotros jodiéndonos a nosotros mismos y automutilándonos mental y emocionalmente.

Si hay que elegir, elige lo que sea mejor para ti, y punto. Total, si miras por los demás nadie te lo va a agradecer...

Ikaru dijo...

"Total, si miras por los demás nadie te lo va a agradecer..."

Lobo, una verdad como un puño.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Lobo, simplificar lo hace todo más sencillo y ya nos encontramos en la vida con suficientes problemas como para tu mismo crearte alguno más.

Por otro lado yo diría que decisiones basadas en criterios que teóricamente deberían agradecerte los demás te llevarán a irremediables decepciones. No puedes hacer las cosas o dejar de hacerlas pensando que otros te lo agradecerán (aún teniendo la certeza de que es lo mejor para ellos). Además..¿no crees qué aún con la mejor intención podrías equivocarte?
Decidir pensando en lo mejor para ti, probablemente será también decidir lo mejor para las personas a las que le importas (Estas siempre van a querer lo mejor para ti, no lo dudes)
Solo podemos dar mas que recibimos cuando nos encontramos bien, Buscar lo mejor para ti en tus decisiones aunque te pueda parecer egoísta no lo es en absoluto.
Todos tenemos mucho que aprender,
Saludos

Maese dijo...

Joer si es que no se como puedes vivir despues de semejantes acciones... eres un cabrón que deberia dejarme la wii en el testamento y suicidarse :-p

Anónimo dijo...

Me parece increíble que la gente sea así. No sólo eres un egoísta sino que te jactas de ello.

Déjame que adivine, no tienes pareja o si la tienes es desde hace poco, no consigues que tus relaciones duren, siempre has sido el verdugo y cuando te han dejado te has hecho la víctima. La gente debería abochornarse de ser así