martes, julio 19, 2005

Hemos venido a ser feliz, por lo menos yo

"Always look on the bright side of life"

Me sorprende como mucha gente desarrolla una capacidad infinita para ser infeliz. Se esfuerzan en estar siempre gruñendo, y desprenden, por llamarlo de alguna manera, energía negativa. Energía que, en la película Cazafantasmas 2, llega a generar un río de maldad bajo "la gran manzana". No estoy hablando de la gente que tiene verdaderos problemas, me refiero a aquellos que no hacen más que buscar una excusa para estar mal con el mundo.

Por ejemplo, casi todas las mañanas al ir al trabajo tengo atasco. Miro al resto de los coches y veo la tensión en sus rostros. Llegaremos tarde al trabajo, como siempre. Entonces ante esta inevitable situación, qué hacen pitando o gritando a la gente. La cola no se moverá más rápido, y así solo conseguirán llegar a viejos con una salud terrible por culpa del stress. Yo me relajo, escucho música, y el tiempo en la cola se hace muy llevadero con mis grupos favoritos. Es un momento en el que disfruto del heavy metal "al volumen que debe ser escuchado", así llego a mi trabajo relajado y sin ningún tipo de cabreo.

¿Y los que van al cine? Parece que todo el mundo desarrolla la vocación de crítico de arte. De repente entran en el cine y en vez de disfrutar de la "magia del cine" se pasan todo el tiempo analizando la película para luego decirte lo mala que era y lo poco que les ha gustado, aunque eso ya lo sabían de antemano. Yo entro, y a disfrutar, que si no, para qué he ido. No entro a ver una película de Steven Seagal esperando ver Sentido y Sensibilidad.

Después tenemos a los padres de mucha gente (los míos no) que buscan en cualquier cosa que hacen sus hijos (incluso ya mayores de edad) una excusa para amargarse la existencia. Deciden disgustarse porque sus hijos salgan con los amigos, porque se retrasen un minuto de la hora de vuelta a casa o porque coman fuera de casa, vamos, en resumen, porque tengan vida propia. Siempre que pueden, les recuerdan a sus hijos lo muy disgustados y preocupados que les tienen, y lo malos y egoístas que son cuando los fines de semana salen con los amigos. No saben a donde han ido, ni con quien van, además están los peligros de la noche, y claro, cómo es lógico, con tanta preocupación no pueden dormir. Así que tienen que esperar despiertos hasta que llegan sus hijos, pero eso sí, no más tarde de las dos que hay que dormir y uno no puede estar toda la noche despierto. ¡¡Qué malos hijos son!!

Por último, y un poco a parte porque se salen de la estadística, están aquellos que se pasan todo el rato diciendo que tienen una maldición, o algo por el estilo. Todo es culpa del destino que les tiene atadas las manos, y no cabe duda, es cierto. Sus vidas son una mierda, desde que se levantan hasta que se acuestan todo les va mal, y cuando llega un día que pudiera ser el mejor día de la vida de cualquiera, para ellos no lo es porque solo es la calma que precede a la tempestad que le fastidia la vida.

¿Qué vida es "perfecta"? La mía no. Intento, como dice la canción, mirar el lado bueno de la vida, aunque hay gente que se obstina en amargársela.

3 comentarios:

luciluz dijo...

que razon tienes ;)
si estamos en este mundo es por algo, y no creo que el plan supremo sea sufrir por cosas que no podemos evitar, como es el caso de los atascos.

† · eViL · † dijo...

Jajajaja... esos padres me los conozco yo xD Concretamente mi madre hacía eso hasta hace un par de meses, cuando decidió que prefería dormir. Aún así sigue siendo una amargada, eso no se lo quita nadie xD Nunca llegué a comprender porque le fastidiaba tanto que llegara 10 minutos antes o 10 minutos después, o eso, que comiera en casa de mis amigas sin haberlo planificado una semana antes (según ella le destrozaba el planning de comidas ¬¬)
[...]
Mira, ahora mismo acaba de entrar en mi cuarto preguntarme porqué no me había cenado el pescado. ¿Porqué? Sencillamente estoy con la regla y la cabeza y el estómago me van a explotar. No me apetece una mierda comer. Quizás más tarde... Pues bien, eso no le deja dormir ¬¬ Me pega un susto de muerte a las 12'30 de la noche abriendo la puerta de golpe mientras yo estoy escuchando música con los cascos a todo trapo, solo para eso...
Parece una chorrada, pero me revienta tener que dar cuentas de todo lo que hago y porqué...

Ag.. este comentario está degenerando, y me estoy empezando a plantear si disfruto sintiendome "dominada" por mi madre, si disfruto sufriendo con sus pequeñas putaditas... :S No sé, será la costumbre

Blogger User dijo...

Sí... a mí mi madre a veces también me hace ese tipo de cosas, Evil.

Ikaru, tienes toda la razón... no sé, no creo que haya que amargarse mirando sólo el lado malo de las cosas... [Casi]Siempre se puede sacar algo bueno de la desgracia :P