jueves, junio 16, 2005

La iglesia y el matrimonio de gays

Al hilo de las polémicas declaraciones de la iglesia al respecto de las bodas de gays y lesbianas, hemos podido comprobar una de las grandes contradicciones de nuestra sociedad. La iglesia posee una posición privilegiada para insultar y agredir a cualquiera, pera si esto ocurriese en sentido contrario sería un grave delito.

Están intentando forzar una discriminación contra la cual se lleva muchísimos años luchando. Decir que ser gay es una aberración y que esa enfermedad debe ser tratada es, a estas alturas, un ataque a los valores que ellos mismos dicen defender. Al igual que se considera inaceptable que se defiendan acciones terroristas esto no debería también ser considerado un ataque al mundo "libre". ¿Deberíamos enviar un ejército al Vaticano para acabar con ellos, como Bush hizo con los Talibanes o con Sadam Husein?

Me parece estupendo que por su religión no aprueben ciertas cosas, como el sexo por placer o incluso el matrimonio de gays, puesto que no sigue la función que ellos han asignado al matrimonio. Preceptos que los fieles siguen voluntariamente pues forma parte de su fe. Pero de ahí a meterse en lo que hacemos los demás que no somos católicos es demasiado.

Dónde hay un político que ponga en su sitio a estas personas cuyas recientes acciones deberían ser constitutivas de delito tanto como la apología del terrorismo o el nazismo.

Se escudan en la libertad de expresión. Muy bien, pero la libertad solo puede ser ejercida hasta que entra en conflicto con la libertad de otros. Y no debe ser usada en contra de los derechos de otros. Todos tenemos derecho al honor y a no ser discriminados por ninguna razón ya sea de sexo, raza o religión. Será que porque no aparece la tendencia sexual escrita explícitamente no se puede entender que está dentro de esa frase.

El insulto público y constante así como el llamamiento a la discriminación generalizada queriendo obligar a los poderes aconfesionales a tomar decisiones puramente religiosas es inadmisible.

He oído comentarios muy buenos por parte de miembros de la iglesia, que dicen que su postura es clara, pero que una cosa es lo que la iglesia dicta y otra lo que tiene que hacer el estado pues en un país se debe dar cabida a todas las distintas expresiones que haya.

El matrimonio de parejas homosexuales es un gran paso. Desde este pequeño sitio mi total apoyo a todos los que luchan por la igualdad. Y a los que se casen, ¡¡Enhorabuena!!


Si oís alguna tontería, como hoy que vi a un tío en la tele que decía que en la constitución ponía que el matrimonio era solo entre un hombre y una mujer, pues nada, aquí os dejo el artículo de la constitución correspondiente de la constitución española para que no haya dudas sobre lo que dice o deja de decir:


Artículo 32
1. El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica.
2. La ley regulará las formas de matrimonio, la edad y capacidades para contraerlo, los derechos y deberes de los cónyuges, las causas de separación y disolución y sus efectos.


Por último os recomiendo el artículo de Eámanë Lúinwë Los católicos también son personas

1 comentario:

Tacirupeca dijo...

Es curioso lo de la iglesia con respecto a esta postura.

Me hace mucha gracia que digan que no se puede cambiar algo que se llama matrominio para cambiarle su "significado", pero si se le pueda cambiar a lo que es la objeción de concincia.

Dicen que tradicionalmente el matrimonio era la unión de un hombre y una mujer, y q lo demás son inventos; pues la objeción de conciencia era los q su conciencia no les permitía hacer el servicio militar, así que no inventen...