viernes, mayo 27, 2005

La vida sin tecnología.

"Living in an Amish paradise"
-Weird Al Yankovic

Cada vez que se estropea un electrodoméstico o hay un corte eléctrico, mis neuronas empiezan a pensar en cómo hemos llegado a este nivel de dependencia tecnológica. Me preocupa la sensación de impotencia que sentí el fin de semana pasado cuando se estropeó el frigorífico. Aquí ya se nota el calor y si no metemos los alimentos en el frigorífico es una cuestión de horas el que se eche todo a perder.

A veces me pasan cosas graciosas. Por ejemplo, cuando se fue la electricidad mientras usaba el ordenador. Me dejó a medias las conversaciones de chat y a parte me cabreé ante la posibilidad de corrupción de archivos del eMule. Pero bueno, decidí tomármelo con calma y hacer otras cosas. Entonces me dije, veré un rato la tele. Ouch!! (voz de Homer J. Simpson), no funciona. Bueno voy a ir preparando la comida que va acercándose la hora. Va a ser que no, la vitrocerámica es eléctrica y el microondas también, como no te prepares unos sándwiches o una ensalada. Bueno esperaré escuchando un poco de música mientras leo. Ve descartando lo primero.

De repente te das cuenta que no puedes hacer nada. Todo lo que tienes, en este momento, resulta de lo más inútil. Voy a tener que ir al patio a que me dé la luz del sol. Nooooo!!!! Qué yo soy un vampiro!! Eso me mataría!! Y al final lo haces a no ser que te hayas puesto a recoger el caos de tu cuarto.

1 comentario:

equilibrio dijo...

La verdad que la dependencia es grande... yo en casos extremos hasta me he puesto a estudiar!!