domingo, junio 25, 2006

Ni que fueran los Reyes Magos.

El verano está aquí, y yo estoy cumpliendo unos cuantos caprichos que tenía pendientes. Mi economía personal va relajada y sin ningún tipo de apuro, tanto que ya me asusto... como las hormigas, voy ahorrando cada día, y poco a poco construyendo algo en lo que apoyarme... así que de repente se me cruzó la idea de comprar un piso hace ya unos cuantos meses... ¿por qué no? Este es un momento tan malo como cualquier otro, así que ni corto ni perezoso, me puse a buscar piso.

En el poco tiempo libre que he tenido he visto muchos pisos. Grandes, pequeños, caros, aún más caros... y para cuando di con uno que me convenció, antes de que empezase a hablar ya había alguien que lo había señalado. Mierda, se me adelantaron. Pero el otro día me llamaron, los que lo habían señalado se echaron atrás. Así que mañana echaremos un vistazo para ver si realmente me sigue interesando la cosa... uhm... un lugar nuevo para mí, SÓLO para mí... verás tú como me compre el piso.

Además de lo del piso, que no hay nada seguro todavía, he estado comprando esos pequeños artilugios lúdicos que tanto me gustan y que tanto tiempo me he pasado sin ellos. Primero cayeron las alfombras de baile para jugar al Stepmania, que ha resultado ser un ejercicio muy divertido como gimnasia. Y el otro día mi joya, la Nintendo DS Lite. Pero para mejorar todo esto en breve (digamos que mañana) tendré la PS2. A lo tonto a lo tonto voy a tener todo un complejo de entretenimiento digital en mi propio cuarto. (Bueno, ya lo tenía, pero ahora más)

Toca realizar el tuneo pertinente a las consolas. ;-)

Dicen que el dinero no da la felicidad, y es cierto, pero Nintendo sí. Qué bonita es la DS… qué bonita. Viva el Castlevania!! Digo... Mario!!!

2 comentarios:

Pauchan dijo...

Hola!

Me alegro mucho, supongo que era aquel piso que viste al principio, antes de que te acompañase a ver ninguno. Ahora tendras llos beneficios de vivir solo sin tener que rendir cuentas a nadie... aunque a costa de una hipoteca y de tener que hacer la compra y cuidar la casa de vez en cuando. Eso sí que sería entrar en una nueva etapa de tu vida.

Sobre lo de tus nuevas consolas, ¡que suerte tienes! te vas a poner las botas jugando... XD
Solo tiene una cosa mala, que a este paso dudo que te veamos el pelo en el viaje a Japon... pero bueno, es una cuestion de prioridades.

Un besazo.

Pauchan dijo...

P.D.: El dinero no hace la felicidad, la compra hecha (Le Luthier). Un besazo